lunes, 11 de agosto de 2014

Relacion de Profesores een ejercicio de directores 2014

Colegios mas caros deLima

Lista de los 200 colegios más caros de Lima

lunes, 19 de mayo de 2014

El mundo sin redes sociales

El mundo sin redes sociales
Facebook

Camino   a  casa   después de un día como cualquiera  me encontré con unos  niños  jugando  en  la calle,  pasaba  cerca de allí  y  sin  tener intención alguna, oí la  conversación de estos pequeños sus edades oscilaban entre  los tres  a cinco  años  que  uno  le decía  al otro yo tengo más amigos  que tú  en la red social, eso  sería normal   de no ser  que la conversación que realizaban estos  pequeños  era   vía virtual  como mencione anteriormente  estaban en  la  calle pero no conversaban  bueno dentro de lo normal de una conversación ordinaria.  Eso para empezar  luego  me senté  cerca de los  niños y  empecé a jugar con unas pequeñas piedras circulares en la tierra. 
Y   bueno  seguía jugando  y  uno  de los niños levanta  la cabeza de los hipnotizado que estaba de la  red social  y me miro  y se rio y dijo amigos  mira a ese  viejo loco(tengo 35  años) Jugando  solito   y pegaron  la risotada, uno de los  niños  dijo   parece  divertido y se me acerco  y dijo  señor  puedo tomarle  una foto   para  enseñársela a mi papa  puesto  que Él no juega conmigo  Y  me paso aquí con el  celular, Contestando ya  hijo  tómala .
El tercero de ellos dijo mándamelo a mi correo y yo le dije  por que no tomas una foto tú  me contesto estoy  cansado.  Me pregunte  al momento como la  tecnología ha  dominado los espacios de los niños.
La  modernidad tecnológica es bienvenida pero a que tal punto es bueno  esta cuando  reemplaza al  juego  directo  o en otros casos a los padres.
En  mi afán de  seguir con mi experiencia  seguí jugando   solo y sin  notarlo los niños había  corrido a  la construcción de otro  lado  a buscar  una piedras con apariencia a las que yo tenía.  Y dijeron señor  puede  decirme como se  juega  eso que usted hace y si podemos jugar. Revosante de alegría  le di  un Sí. Y empecé diciéndole el nombre del juego  y las reglas básicas del mismo. Pude desconectarlo de la  red social por un tiempo y desde entonces los niños cada sábado   por la tarde me buscan  para  jugar, lo cursos  del caso que algunos padres acompañan a su hijos, claro no siempre.